Posts etiquetados ‘niños’

Mi mirada se encontró con la de un niño que vendía dulces en un bus. Sus ojos tristes me suplicaban que le comprara algo. No sabe uno si esa forma de mirar se la enseñaron o realmente está sintiendo lo que transmite con sus ojos… una infinita soledad y un dolor de estar en ese lado de la escena. A pesar de todo lo que se mueve en mí al ver los ojos de ese niño, y saber que como él hay miles en las calles de Medellín, me aguanto las ganas de comprarle y, por el contrario, siento muchos deseos de pararme y decirle a los demás pasajeros que no le compren. Que por cruel que suene mi petición, cada dulce que uno le compra a un niño lo amarra más a esa cadena de miseria a la que está atado.

(más…)

Anuncios

Eran las 7:30 a. m., estaba en el salón de belleza cuando entró un niño preguntando cuánto le costaba un corte de pelo. Logró llamar la atención de quienes estábamos allí por una frase: ¿Puedo venir al medio día? Es que yo trabajo. Cuando dijo eso todos nos quedamos con la cara de impotencia que usamos más de una vez al día al caminar por la ciudad y presenciar una injusticia tras otra sin esperanza de cambio.

(más…)

Hasta hace pocos años yo era de las personas que daba limosna en la calle. Lo hacía convencida de que con eso alegraba una vida y le ayudaba, aunque fuera con muy poco, a conseguir algo de comer o pagar una habitación y así no dormir en cualquier acera. Dejé de hacerlo cuando entendí que con eso sólo apoyaba la mendicidad y patrocinaba a unos cuantos desgraciados que explotan niños, ancianos, desplazados e indígenas, y se enriquecen con el trabajo de éstos en las calles.

(más…)

Los niños

Publicado: mayo 29, 2008 en Catalina
Etiquetas:, , , , , ,

A ratos siento que me encantan y otras veces me siento enloquecer cuando hay muchos a mi alrededor. Pero hay algo innegable en los niños y es la magia que derrochan en cada segundo de vida. Corren, se caen, gritan, lloran, ríen, juegan, saltan y más y más. No se les acaba la energía y por si acaso se agota, nos tienen a los adultos para quitarnos la poca que nos dejan los afanes de la vida.

(más…)