Posts etiquetados ‘convivencia’

Hace muchos años le tengo miedo a caminar sola en Medellín. Cuando lo hago, porque debo hacerlo, porque no me puedo pasar la vida encerrada, acumulo tanta tensión que he llegado a hartarme de esta ciudad y, como muchos, he pensado en irme a un país más seguro donde una mujer pueda caminar tranquila a cualquier hora con la total confianza en que nada va a pasarle, o que al menos el riesgo es muy bajo. Pero aquí sigo, porque en medio de todo me gusta Medellín, pertenezco a ella y a sus culturas y porque es aquí donde quiero vivir. Me eligió y la elegí. Porque, además, creo tercamente en que algún día será de verdad el mejor vividero del mundo. Pero el miedo sigue ahí, y crece.

Estas son palabras repetidas por mí y por muchos desde hace rato. Nadie debería salir con miedo a la calle. Todos deberíamos disfrutar de esta con libertad, como lo dice la Constitución Política de Colombia en su artículo 24: “Todo colombiano, con las limitaciones que establezca la ley, tiene derecho a circular libremente por el territorio nacional, a entrar y salir de él, y a permanecer y residenciarse en Colombia”. Pero, ¿para qué citar esa hermosa carta magna llena de promesas sin cumplir? Para algo simple, aferrarse a la legalidad. Tenemos todavía, a pesar de los machetazos que le han metido ciertos gobernantes de cuyo nombre no quisiera acordarme, un gran documento que respalda la democracia y la ciudadanía. Es a este al que debemos defender y acudir para que la ilegalidad no nos siga ahogando.

(más…)

Esta semana he visto, más que nunca, comportamientos incívicos por parte de la Policía. Pareciera que en vez de mejorar, cada vez estuvieran más propensos al incumplimiento de la ley y de las mínimas normas de convivencia necesarias para vivir bien.

Exceso de velocidad, motos transitando por andenes, contravías, culebreo entre vehículos, parqueo en zonas prohibidas, compra de piratería, se pasan los semáforos en rojo y amarillo y hasta tiran basura a la calle.

(más…)

Siempre he celebrado mi inconformidad. Algunos la confunden con negativismo, yo simplemente creo que no hay que aguantar lo que no está bien. Me pasa en todos los aspectos y escenarios de la vida, pero con mayor recurrencia en los temas de ciudad. En esto soy radical, si algo está mal no se puede quedar así.

(más…)

Hay ciertos misterios que mi mente no alcanza a comprender, uno de ellos es la cualidad por la cual los carros se mueven más rápido cuando la gente pita. Extraño, ¿no?

Pues en Colombia muchos conductores (públicos y particulares) manejan con el pito y creen que a punta de claxon van a mover los carros y eliminar los atascamientos. Para mí no son más que un montón de ignorantes ruidosos que con el pito pretenden llamar la atención ya que no tienen nada más que mostrar al mundo.

No entiendo por qué la Policía, siendo una de las instituciones que más ejemplo debe dar, a menudo viola las normas que todos debemos cumplir.

Se suben con sus motos a los andenes, exceden la velocidad permitida, se pasan los semáforos en rojo y ni hablar del trato que dan a la gente. Aclaro que no son todos, pero son tan comunes estos hechos que a veces uno piensa que es toda la Institución la que está mal.

Yo ya me sé la excusa que sacan para estos comportamientos, ya la he escuchado: “Estábamos en misión y debíamos hacerlo”. Pues si estuvieran más a menudo en misión, pero de verdad, habría menos delitos en Colombia de los que hay.

En la calle donde vivo hay algunas zonas demarcadas con la señal de prohibido parquear. Sin embargo, esta norma poco o nada interesa a los visitantes y residentes del sector, quienes no tienen inconveniente en dejar sus carros y motos en estas áreas por horas, sin importar que estén violando la ley y ni siquiera interesarles la multa que podría acarrearles si son sancionados por un agente de tránsito.

(más…)

¡Qué mierdero!

Publicado: agosto 24, 2007 en Urbe
Etiquetas:, , , ,

Ayer salí a caminar con una amiga. Terminando el paseo sucedió algo muy desagradable, pisé popó de perro (espero que haya sido de perro). No se imaginan la rabia que sentí. No entiendo por qué la gente es incapaz de sacar una pala y una bolsa para recoger los regalos de sus mascotas. Además del peligro que se corre de pisarlos, el olor y la imagen son insoportables.

(más…)