Posts etiquetados ‘caminar’

Cuando uno crece en un barrio como Aranjuez, como muchos otros de la ciudad, de igual o menor estrato, eso de caminar, eso del andén, es un privilegio y es algo que no muchos alcanzarán a conocer o a disfrutar. Nuestras casas, hechas con el afán de ese sueño de poseer algo, porque tenerla no es riqueza pero no tenerla es pobreza, poco o nada eran muestra de la planeación urbana. La casa se construía donde era posible, con permiso o no de la administración, pero se construía pensando sólo en ese sueño particular, un patrimonio familiar. Igual que las casas, se improvisaba el andén, que incluso muchos años pensamos que era nuestro, porque eso de espacio público era otro asunto desconocido. Así, nuestros andenes obedecían a nuestra necesidad particular: de baldosines rojos, con rampas para el carro o la moto, en tierra, con jardín, a un nivel distinto de la calzada, sin andén… por eso, cuando salíamos del barrio, o caminábamos por donde no se podía o aprendíamos por dónde era, ya fuera con paciencia o con uno que otro empujón o mirada sancionadora.

(más…)

Anuncios

Cuando en manos de uno está la transformación de cualquier situación social, la experiencia se queda corta y es, a partir del momento en que se asume el reto, cuando empieza el proceso de crecer, aprender y acumular conocimiento para seguir transformando.

A veces las ocupaciones impiden mantener la atención en la situación que pretendemos atender y nos llenamos de argumentos que poco a poco se vuelven obsoletos y acartonados; mientras el ser humano que encarna el proceso a transformar, igualmente evoluciona y, posiblemente, hace más compleja su situación.

(más…)

Este es uno de los recorridos que más disfruto, no tanto por el trayecto sino por el final del camino: El Guanábano. Es más que una cerveza o un tequila, es llegar a una casa. En este caso, entonces, es ir de una casa a otra.

(más…)

Esta mañana cuando desperté sentí en mi cuerpo todo el trabajo de esta semana… y lo que falta aún. Por más que quería quedarme en la casa no podía, así que me llené de ánimos y salí para el trabajo.

La primera canción en el reproductor fue El mareo de Bajofondo con Gustavo Cerati. A partir de ese momento se quedó pegada a mi cabeza y dudo que deje de tararearla en todo el día. Esta canción me encanta, siento que me libera, me da energía y me invita a salir a caminar y estar lista para encontrar lo que haya que encontrar.

(más…)

Hay días en los que uno se levanta con banda sonora. Puedo decir que si no me pasa a diario sí me pasa mucho. Hasta camina uno al ritmo de la canción del día y cuando menos piensa ya va casi bailando. Tengo una ventaja, pocas cosas me dan pena.

Hoy, desde que me levanté, Perfume de Bajofondo ha estado sonando en mi cabeza todo el día. Una y otra vez me encontré tarareando la canción que, aparte de ser bellísima, me toca mucho en este momento.

(más…)

Asomada desde el balcón de uno de los edificios más altos del centro me entretengo viendo este pedazo de ciudad que no se detiene. Unos carros paran ante el semáforo en rojo y otros arrancan al encenderse la verde. Muchos de ellos ni atienden la señal y por eso sus movimientos siempre son ajenos a lo que debería ser. A veces quedan todos atrapados en un cruce, víctimas del desespero y el desacato, entonces aparece el ruido. Es la constante, pero a las 5:30 p. m. sube y sube hasta que ya no se puede soportar.

(más…)

Querido centro

Publicado: febrero 10, 2009 en Catalina, Urbe
Etiquetas:, , , , , , , ,

Quienes me conocen saben el motivo por el que me fui del centro. Quienes no, mejor que se queden sin saber. El caso es que en junio del año pasado me fui a vivir cerca del estadio y jamás pensé que extrañaría tanto este pedacito de ciudad donde encuentro todo para vivir.

(más…)