Antología de recuerdos

Publicado: septiembre 15, 2014 en Urbe
Etiquetas:, , , , ,

Estuve ayer en la presentación de la Colección 2008-2014 de Universo Centro. Es muy bueno ver hasta dónde ha llegado una idea que surgió una noche, cuando José Mesa nos prestó la sala de su casa para una pequeña reunión. Recuerdo a John, Juan, Sergio, Luisa, Carmen, Gatiana y yo. La Mona Uribe estaba abajo en el bar, pero estaba ahí con nosotros. Creo no olvidar a nadie más, pero pasados tantos años la memoria falla.

Éramos un “antro de viciosos”, según el Cipa. Por eso Manuel del Socorro no podía estar en ese parque y debía inspirar otras plumas en un lugar como la Plaza de la Libertad. La idea de que se nos llevaran al viejito nos molestaba tanto que nos sentamos a pensar qué hacer. Así que hablamos esa noche de muchas cosas. Se pensó en un afiche para quejarnos, para mostrarle a los creativos del traslado —Gobernación y Cipa— cómo es ese centro de Medellín que parecían no conocer. Hasta que se habló del periódico. Eso ya sería otro nivel. Entonces dijimos que una edición. Y ya ven hasta dónde han llegado.

En Universo Centro colaboré en prensa, corrección de estilo y creación de comunidades virtuales. Allí John Jaramillo me reconfirmó que me inventó y que yo era una diosa que se aproximó a mujer —como tantas otras—. Sobreviví a varios regaños de Sergio Valencia y no enloquecí en medio de las histerias que se armaban alrededor de cada cierre de edición. Me tocaron todos los trasteos, pues el periódico pasó por la bodega de El Guanábano, tuvo sede al lado de Palinuro —donde hoy está Ítaca—, y, finamente, ocupó su sede actual en el segundo piso del bar. No estoy diciendo que ayudé en los trasteos, solo que me tocaron.

No me olvido de mi primer guanabanol con vodka, del desnudo de la primera edición, del segundo desnudo y la masiva asistencia de periodistas un domingo por la tarde para ver gente empelota en el Parque del Periodista, de la amenaza, de la defensa de la palmera, de la venta de minutos en Fiesta del Libro, de la despedida del Uribe, del chocolate Carrasquilla, del cartel de Medellín, de Gajaka cantando Cara de gitana, de la Fiesta Show LGTVM…

De Universo Centro me fui hace varios años, pero los recuerdos y el cariño permanecen. Además, porque allí encontré a mi cómplice maleva, Luisa Santa, que, con varios tangos encima, medias de malla y labial rojo, nos juntamos en UN Radio para hacer Malevaje, pasión de Gotán. Pero esa es otra historia.

Ojalá el Universo se siga expandiendo si perder su Centro. Que nunca olviden la voz de su primera directora, Gatiana, cuando recitaba los propósitos del periódico:
1. Poner a hervir los temas del centro y terquear para que permanezcan en embullición.
2. Amplificar la voz de quienes vivimos el centro.
3. Demostrar que el centro es el gran laboratorio de la diversidad y, en todos los sentidos, un patrimonio de la ciudadanía.

Que sigan inquietos. Que el centro no sea solo excusa, sino causa. Que no sea solo la sede, sino el territorio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s