Los niños de la eterna primavera

Publicado: agosto 22, 2010 en Sociedad, Urbe
Etiquetas:, , , , , , , , , ,

Mi mirada se encontró con la de un niño que vendía dulces en un bus. Sus ojos tristes me suplicaban que le comprara algo. No sabe uno si esa forma de mirar se la enseñaron o realmente está sintiendo lo que transmite con sus ojos… una infinita soledad y un dolor de estar en ese lado de la escena. A pesar de todo lo que se mueve en mí al ver los ojos de ese niño, y saber que como él hay miles en las calles de Medellín, me aguanto las ganas de comprarle y, por el contrario, siento muchos deseos de pararme y decirle a los demás pasajeros que no le compren. Que por cruel que suene mi petición, cada dulce que uno le compra a un niño lo amarra más a esa cadena de miseria a la que está atado.

Apenas el niño se baja del bus me pongo a pensar que una ciudad no puede hablar de transformación o de progreso cuando tiene a sus niños en la calle, víctimas de la explotación y el abuso. Pienso que tener una infraestructura de servicios no es suficiente si nuestros niños no pueden acceder a éstos. Y pienso, por qué somos capaces de seguir adelante si atrás se quedan los niños.

Es innegable que la ciudad que tenemos hoy es motivo de orgullo para todos. Enseñamos a los visitantes los hitos de la transformación y, sin duda, todos quedan maravillados. Yo soy una de esas, de las que se llena la boca hablando de la que creemos la mejor ciudad del país: Medellín. Pero Medellín no es sólo la transformación que vemos en equipamientos urbanos, Medellín es la gente. Es por la gente que se hacen las obras. Por tener una mejor sociedad. Y aunque las condiciones sociales que tenemos no se transforman por arte de magia, creo que debemos ser más estrictos y firmes con las políticas sociales. Y aunque muchas de éstas están amarradas a decisiones de Estado, en la medida de lo posible, a nivel municipal, tenemos que enfrentar las condiciones legales y presupuestales para frenar la desigualdad social que tenemos en muchos barrios de la ciudad. Y sobre todo, para arrebatarle a la violencia y a la injusticia los niños que no pueden ver la eterna primavera de esta ciudad.

Ese orgullo, del que tanto nos enorgullecemos, no servirá de nada mientras haya niños en la calle, en condiciones de explotación, indigencia y miseria.

Hay que abrir los ojos y mirar con detenimiento. Hay que participar, hay que exigir. No podemos sentir simplemente pesar cada vez que vemos un niño en esas condiciones. Tenemos que reaccionar. Así sea dejando de patrocinar la miseria con el simple acto de no dar limosna o no comprar lo que venden. Es duro, es difícil, uno piensa mucho qué hay para ese niño si no consigue lo que el explotador le exige. Pero qué hay para tantos niños si el explotador sabe que la caridad es un negocio que nos encanta patrocinar.

Hay mucha tela para cortar en este tema. No he querido ser dura con las políticas de la ciudad, pero a ratos hay que serlo. Simplemente quiero que no haya más niños en la calle y que haya más voluntad política para que no estén ahí.

Anuncios
comentarios
  1. La pagina de tu Blog se ha actualizado…

    [..]Articulo Indexado Correctamente en la Blogosfera de Sysmaya[..]…

  2. Ceci dice:

    El otro día fui al tanatorio y a un entierro de una amiga…La echaré de menos…

    Pues al aparcar mi coche (auto) me vino una niña de unos 8 años a pedirme dinero, le di una moneda, acto seguido me llegó su hermano, pidiendo más que no le daba para un bocadilla (no es cierto,le daba y de sobra)…y al mirar a la izquierda ve a la familia entera pidiendo… Los crios estaban educados para la mendicidad…esa niñita de piel oscuro y cabello castaño no se esforzará en buscar nada fuera de ese mundillo,porque desde que nació aprendió a pedir… pero yo soy de esas que no pueden decir que no cuando el piden… al menos no siempre.

    Aquí también hay muchas personas en condiciones muy pobres hay quien lo elige, hay quien no.

  3. Durante un debate en una universidad de Estados Unidos al actual Ministro de Educación de Brasil, CRISTOVÃO CHICO BUARQUE, qué pensaba sobre la internacionalización de la
    Amazonia. Un estadounidense en las Naciones Unidas introdujo su pregunta, diciendo que esperaba la respuesta de un humanista y no de un brasileño.
    Ésta fue la respuesta del Sr. Cristóvão Buarque:
    “Realmente, como brasileño, sólo hablaría en contra de la internacionalización de la Amazonia.
    Por más que nuestros gobiernos no cuiden debidamente ese patrimonio, él es nuestro.
    Como humanista, sintiendo el riesgo de la degradación ambiental que sufre la Amazonia, puedo imaginar su internacionalización, como también de todo lo demás, que es de suma importancia para la humanidad.“
    Luego de una serie de ejemplos, por parte el Sr. Cristóvão Buarque entre los cuales estaba la internalización de los museos, de las armas nucleares, de las reservas de petróleo… y demás elementos de de concernencia mundial….AQUÍ VIENE LO QUE ATAÑE A ESTE TEMA:
    “En sus discursos, los actuales candidatos a la presidencia de los Estados Unidos han defendido la idea de internacionalizar las reservas forestales del mundo a cambio de la deuda. Comencemos usando esa deuda para garantizar que cada niño del mundo tenga la posibilidad de comer y de ir a la escuela. Internacionalicemos a los niños, tratándolos a todos ellos sin importar el país donde nacieron, como patrimonio que merecen los cuidados del mundo entero. Mucho más de lo que se merece la Amazonia. Cuando los dirigentes traten a los niños pobres del mundo como Patrimonio de la Humanidad, no permitirán que trabajen cuando deberían estudiar; que mueran cuando deberían vivir….“

  4. lauchak dice:

    Hola! Mucho tiempo de no pasar por estos lares, pero ya estamos acá de regreso.

    Sabes, no solo en tu ciudad hay estos problemas, las calles de la capítal mexicana. Mejor conocida como DF, yo le llamo DFectuso. Acá también hay cientos-miles de niños en esas mismas condiciones y no sabes las tristeza que me provoca -maldito gobierno de mierda- es lo que digo, pero como el comentario de acá arriba de tu amiga que tanto tendría la culpa el gobierno si los mismisimos padres ya están en es mediocridad, si vas y les ofreces trabajo se enojan no quieren trabajar, prefieren y les es más fácil pedir y por ende hacer que sus hijos pidan, yo tampoco les doy dinero a los niños con mi esposo una vez unos niños nos pidieron dinero para comer y les dijimos que no le ibamos a dr dinero que si querian comer nosotros los invitabamos a comer, unos dijeron que si (imagino que si tenían hambre) otros dijeron que no q ellos querían el dinero, asi es esta historia en toda latinoámerica, que tristeza de verdad, hay que hacer algo, ojala que algún día esto cambie, solo eso le pido a Dios. Saludos, éxitos y bendiciones desde la Gran Tenochtitlán.

  5. Emilia Lucía dice:

    En todas las ciudades vivenciamos lo mismo, niños en los buses y en las esquinas pidiendo limosna o vendiendo un dulce u otros productos para lograr subsistir. Y no sólo eso, parejas con 4 o más niños en los semáforos desplazadas victimas de la violencia de sus regiones.
    Es una cruda realidad que atañe a Colombia y a los países subdesarrollados, que a mi modo de ver jamás tendrá solución.
    Es difícil crear conciencia en los individuos y más aún generarla en el colectivo y sin eso estamos perdidos, un país qure prefiere invertir en guerra que en educación está condenado a la eterna miseria.

  6. mariandre dice:

    Catita por favor pase por mi blog, es una emergencia!! y ayúdame a que tus lectores también vean el mensaje, es vital!
    Gracias!!!!

  7. Jorge Grajales dice:

    Como escuche por ahi, la mejor manera de ayudar a estas personas es no ayudarles.

  8. Leonardo dice:

    ¡Qué dilema! Si no les compramos estamos de veras ayudándolos a dejar de mendigar? No lo sé. Si les compramos los incitamos a seguir mendigando? Pues tampoco lo sé. Y no creo que a los niños les guste mendigar, ni vivir en la calle, ni no tener padres, ni que les falte amor. Estoy, eso sí, de acuerdo con que una ciudad que sigue con niños en la calle mendigando no puede jactarse de estar muy bien. En Colombia ha habido mucho progreso en las ciudades pero los problemas de fondo, estructurales, continuan. Vivimos en un sistema en el que la miseria se ha convertido en un factor más, contra el que no se puede luchar, y que debemos aceptar. El mundo va para atrás si es así.
    Un beso

  9. Blueandtanit dice:

    En varias ocasiones he visto un niño que se encuentra en el piso, al parecer llorando y con un reguero de dulces alrededor, si uno le pregunta ¿Qué te pasa? el niño dice que le robaron sus dulces y que lo van a regañar cuando regrese a casa.

    Recuerdo que la primera vez lo que hice fue ayudarle a recoger sus dulces -estaba en las escalas del puente del metro de San Javier y cualquiera podía pisarlos- y el niño se acurrucó más, tapando su rostro con sus pies y sollozando. Traté de calmarlo pues era algo realmente conmovedor, pensé en mil cosas, llamar a bienestar familiar, preguntarle por sus padres… Pero el niño ya me ignoraba, así que me fuí.

    Pocos pasos después seguí observando a aquel niño, quien al creer que yo ya estaba lejos volvió a regar sus dulces por el suelo: Lo que quería era recibir dinero para “reponer sus dulces robados”.

    Dá tristeza que estas situaciones ocurran, uno se siente impotente al no poder denunciar a los padres que explotan a sus hijos de esta manera, en muchos casos son padres drogadictos ó alcoholicos que no trabajan.

    Ojalá que esa transformación de la ciudad también sea en pro de estos niños, que en lugar de estar en las calles, deberían estar en las aulas.

    Por último, me gustaría saber ¿Qué pasó? http://twitpic.com/2qw52m

    Saludos y éxitos!

  10. alfonso dice:

    ESO QUE LLAMAMOS MAL.
    Un par de amigos discutían en contra de DIOS. Un amigo le dice al otro ¿Por qué ase nada DIOS para redimir el hambre de tantos niños y la desolación de tantos ancianos?. Un señor que escuchaba esta discusión les dice a los amigos. Dios ya lo hecho los a creado a ustedes y a otros que son como ustedes que tienen las mismas preocupaciones, para que actúes en su nombre y atajen esos males. Si existe el hambre, la soledad y enfermedad. Si todos los seres humanos estuviesen sanos y satisfechos. ¿ como se podría ejercer la caridad? Eso que llamamos mal es ocasión que Dios nos ofrece para para que3 practiquemos el bien. El cual es nuestro boleto de entrada al cielo y si no como pagareis tu boleto. Por: José María Moliner.

  11. Facesa dice:

    Y que latente la pregunta…¿cuántos otros mundos podremos arruinar?

  12. Facesa dice:

    Y queda latente la pregunta..¿cuántos otros mundos podemos arruinar?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s