Hay algo que nunca he tolerado y jamás lo haré: la pólvora. No soporto el ruido que produce, además de sonar a explosivos, me suena a ilegalidad, irresponsabilidad, indiferencia, ignorancia y estupidez.

No tiene sentido el gusto por este elemento destructivo, por algo que no podemos controlar en un ciento por ciento y que al más mínimo error —o por simple casualidad— dejará marcas imborrables. Las consecuencias, en muchos casos, serán irreversibles.

No entiendo a nadie que use pólvora. Menos entiendo a un padre que la use frente a sus hijos y que la compre para ellos. No entiendo por qué nos cuenta tanto comprender lo que pareciera más obvio.

Tampoco entiendo el gusto por el ruido que produce. Para mí es una evocación de la guerra, de las bombas, las granadas, los disparos que tanto hemos padecido. Definitivamente a los colombianos la guerra no nos estorba, ni nos cansa, ni nos aburre. Qué tristeza.

Yo propongo algo sencillo, otra de mis campañas que no cambian el mundo pero cuyo mensaje llega al menos a una persona; yo propongo que cada uno de mis amigos de este blog, de mi Facebook, de mi Twitter y de mi vida fuera de Internet, se comprometa a no quemar pólvora ni permita que ningún miembro de su familia lo haga. Eh, yo creo que algo —aunque pequeño— sí podemos lograr.

Anuncios
comentarios
  1. Kurtz dice:

    A mí tampoco me gusta la pólvora ni nada relacionado con ella. Pero vivo en una ciudad en la que, durante un mes, se hace exaltación de ella en una fiesta que llaman Fallas.
    Saludos.

  2. Epi dice:

    La pólvora usada en los fuegos artificiales consigue bellos efectos. En algunas fiestas es el centro de atención, claro ejemplo de ello es la Mascletá valenciana, aquí en España.

    La pólvora no tiene porque acarrear tantas connotaciones bélicas.

  3. Memo dice:

    Es cierto, suena a problemas la polvora, pero en muchos otros casos, ha sido de gran utilidad.
    Felices fiestas!

  4. Emilia Lucia dice:

    A mi tampoco me gusta la polvora, pienso que esa plata que los centros comerciales gastan en sus quemas decembrinas las deberian invertir en regalos para los niños escasos de recursos.
    Cuenta con que por lo menos yo aca apoyo tu campaña.

  5. Juancho H. dice:

    Yo no he encendido ni una Chispita Mariposa en más de 20 años, y no creo que haga falta…

    Cada vez que echan voladores o petardos yo prefiero hacerme a un lado; si se trata de gente profesional la que manipula la pólvora, entonces estoy de acuerdo en su uso. No vamos a negar que es un espectáculo lindo, pero también es un peligro para aquellos que no tienen mayor conocimiento acerca de ello.

  6. No me gusta la pirotecnia, pero changa, deja de quejaros: Este blog se ha tornado un quejetorio

  7. […] y adultos; quienes no parecen concientizarse de los múltiples accidentes que ocurren, y que, como bien dice Catalina Trujillo, además de sonar a explosivos, suena a ilegalidad, irresponsabilidad, indiferencia, ignorancia y […]

  8. Toronaga dice:

    La polvora en sí no es un problema, el problema es como se usa, igual que otras muchas cosas.

  9. blueandtanit dice:

    Me gustó mucho esta entrada, te invito a ver el trackback que esta arriba como comentario.

    Saludos y éxitos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s