El extraño caso del doctor Jekyll y del señor Hyde

Publicado: noviembre 2, 2009 en Literatura
Etiquetas:, , , , , ,

Hace un rato, mientras me bañaba, sentía mucho miedo. Cada ruido en la casa me producía un inmenso pavor. Más aún, cada silencio erizaba mi piel al extremo. Era aterrador cada momento en que debía cerrar los ojos, se me hacían eternos y sólo pensaba en abrirlos aunque se me irritaran por el champú. Me arrepentía de no haberme bañado mientras mis padres estaban. Pensaba en si habían cerrado bien la puerta al salir. Quería terminar lo más pronto posible esa ducha, pero al tiempo temía abrir la puerta del baño y encontrar rastros de Hyde en el apartamento.

Cuando entré a bañarme me faltaban dos capítulos de El extraño caso del doctor Jekyll y del señor Hyde. Quienes lo han leído ya, pueden imaginar el alto grado de expectativa y alteración en que me encontraba. Sin embargo, me daba tranquilidad la luz del día. Desde que empecé a leer la obra, lo hacía de noche, y aunque a ratos me consternaba, nada se compara con todo lo que alcancé a sentir hoy… no quiero imaginar si hubiera llegado al final a la una de la madrugada.

Así son las obras que me gusta leer. Esas cuyas historias y personajes escapan de sus hojas y se vuelven parte de la vida real, de la vida del lector. Como cuando escuchas el corazón latiendo dentro de la pared, o te atrapan unas ganas inmensas de arrojarte al tren, o quieres tener el poder de mandar a cortarle la cabeza a quien quieras, o, simplemente, buscar una zanahoria y ponerla en la nevera para olvidar por fin a alguien que por más que intentas no has podido olvidar.

Libros como El extraño caso del doctor Jekyll y del señor Hyde son de los que uno no se puede desprender. Una vez lo empiezas no puedes soltarlo. Las emociones están latentes durante toda la lectura. El afán por encontrar la verdad no cesa en ningún momento. Sólo el final traerá la satisfacción absoluta aunque toda la lectura haya sido de un disfrute constante.

No pretendo recomendar su lectura. Es una obra ya famosa y recomendada durante años. Sin embargo, espero que algo de lo que sentí siembre un poco de curiosidad en quienes aún no la han leído.

Primera frase: Utterson, el notario, era un hombre de cara arrugada, jamás iluminada por una sonrisa.

Última frase: Y así, posando la pluma, cerrando esta confesión mía, pongo fin a la vida del infeliz Henry Jekyll.

Stevenson, Robert. El extraño caso del doctor Jekyll y del señor Hyde. Madrid, Mestas, 2001.

comentarios
  1. Emilia Lucia dice:

    No conozco la obra que cuentas pero suena interesante, aunque el misterio y la ficción no son mis temas favoritos.
    Creo que el cine como la literatura nos transmiten sensaciones agradables y desagradables ahí está que tanto nos lleguen.

  2. Epi dice:

    A mí me paso algo parecido con “La sombra del viento”, acabé tan sumergido en su lectura que me lo leí casi del tirón. Cuando paraba de leer sólo podía pensar en lo que había leído y en como continuaría.

  3. mobtomas dice:

    Te recomiendo Crimen y castigo de Dostoievsky, el único pero es que es muy largo y uno se encanta con la novela, los que recriminan al final son los ojos cansados. La magia de las letras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s