¿Qué me importa cómo y dónde muera?

Publicado: agosto 18, 2009 en Sociedad
Etiquetas:, , , , , ,

En julio, Zinar Ala, un amigo kurdo que vive en España, me pidió asistir a una lectura de poemas del Festival Internacional de Poesía, en la que participaría Hussein Habasch, un poeta kurdo de Siria. Busqué en la programación cuándo y dónde se presentaría y resultó ser un sábado a las 11 a. m. en un barrio bastante humilde de Medellín.

A pesar de quedar lejos de mi casa y de que ese sábado por no tener clase hubiera podido dormir hasta más tarde, tomé la decisión de asistir a la lectura. Además era una promesa a Zinar y no iba a faltare.

Llegué diez minutos antes. En el lugar había cinco personas más esperando, los tres poetas que iban a leer y cuatro personas de la organización del Festival. A las 11, aunque había llegado más gente no parecía que el evento fuera a empezar. Saqué el libro que llevaba entonces y me senté a leer.

Pasaron cuarenta minutos cuando por fin empezó la lectura, pero, para sumarse al mal genio que ya tenía por la demora, anunciaron que el poeta kurdo sería el último en leer y que entre cada lectura habría una presentación de danza de un grupo artístico del sector.

A mí se me retorcía todo por dentro. Semejante viaje, semejante espera, y encima me toca ver algo que no quería y que no era por lo que iba.

Ni modo, ya estaba allá, así que a esperar con paciencia.

Uno a uno fueron terminando los poetas y sus intermedios bailables respectivos hasta que le tocó el turno a Hussein Habasch. Empezó a leer y poco a poco una armonía especial inundó el lugar. Transmitía mucha paz en cada palabra que decía. Así no entendiera nada del kurdo era alucinante escucharlo. Después, cuando leyeron la traducción del poema al español entendí por qué tan hondo habían calado sus palabras.

Hoy, gracias a Zinar, encontré el poema y quiero reproducirlo en el blog como un regalo a todos los que leen:

¿Qué me importa cómo y dónde muera?

Pongo la cabeza sobre la roca del olvido repitiendo, cual una estrofa de canción triste, lo siguiente: Qué importa si muero pobre o más pobre de todos los pobres del mundo, mis niños comen manzana y mastican granos de granada. Y esto es lo que importa.

Qué me importa si muero, y luego me despierta para andarme solo en mi funeral. Qué importa sin nunca me despierta. Mis niños susurran con alegría, como dos amantes. Y esto es lo que importa.

Murió Sargun Bowles 1 enfermo en un hospital en Berlín, como si fuera un ángel ebrio que le gustaba pasear en el aliento de la muerte, como si fuera, siempre, solo. Murió Kamal Sabti en el sofá de su casa en Holanda, como un príncipe olvidado. Murió Aqil Ali en la acera, como si le crearon para ser el hidalgo de las calles. Murió Mahmud Breikan por una cuchillada de un asesino ladrón, como si fuera un faro guiando los piratas al oro y dinero de su bolsillo vacío. Entonces qué importa si muero en un bar, discoteca, club nocturno o sobre los pechos de una prostituta ignorante en una taberna. Mis niños comen patata frita con mayonesa. Y esto es lo que importa.

Qué importa si muero ahogado, quemado, asfixiado, machacado, sacrificado o suicidado como mi hermana Silvia Prat. Qué importa si muero fusilado en mi cumpleaños como mi hermano Dalshad Miroany, el ángel de kurdistan mágico. Qué me importa si muero de hambre, encarcelado, o rendido bajo las ruedas de un tren enredado como Attila Yougef, gemela de mi alma. Qué importa si muero acribillado a manos de los tiranos como mi hermano Lorca o ahorcado como mi amigo Hassan Mutlak, Dabada Bagdad. Lo que importa que mi hijo está bien, y yo siga escribiendo para el abandono, poemas pastoriles, inspirado por la habilidad de las camareras y de las siluetas de las lolitas que pasean delante del cristal del café. Mis niños juegan, mi hija peina el cabello de su Barbie, mi hijo conduce su mini bicicleta y esto es lo que importa.

Qué importa si muero por un navajazo o una dosis de veneno como mi tío Sócrates. Qué importa si fuera en Atenas, Berlín, Beirut, Londres, Madrid, o la distinguida Washington, las ciudades son iguales y la muerte es un perro que corre los horizontes. Mis niños están detrás de un balón parecido a la tierra, son estupendos. Y esto es lo que importa.

Qué importa si muero como mendigo, exiliado, herido o ebrio Mordido por los colmillos de los amigos como todos los poetas Lo que importa es que estoy escuchando a María Callas, mojando mi profundidad por su ronca voz. Mis niños duermen inocentemente. Y esto es lo que importa.

Qué importa si muero mientras voy diciendo barbaridades o remando hacia la locura. O quizás como Cioran, mi amigo, voy tocando las noches y dejando mi destino en manos del frío y la majadería. Mis niños sonríen en la cama, y sueñan en aves y mariposas. Y esto es lo que importa.

Qué importa si muero o no. Es igual. Mientras la muerte es la iluminación del alma. Y yo lo perdí hace tiempo en los bosques del olvido.

Qué importa entonces.

Qué importa.

comentarios
  1. Epi dice:

    Un poema muy bonito.

  2. angelbien1 dice:

    Pues que importa cómo se muere, pero ahora importa que por fin encuentro a alguien que toca a Cioran, uno de mis filósofos predilectos, te felicito por el blog, muy interesante…

  3. Zinar Ala dice:

    Gracias Catalina, te quiero mucho.
    Gracias a Medellín y a todos los Medellinense por organizar este gran encuentro de poesía.
    Maç (besoso) desde La Mancha.

  4. Catalina dice:

    ¡Yo también te quiero mucho!

  5. Zinar Ala dice:

    ¿Qué me importa cómo y dónde muera?”
    En kurdo: Çi xema mine ku ez kengî an jî li ku bimirim?

  6. Zinar Ala dice:

    Perdon:he pueso cuando en ves de Cómo.

    ¿Qué me importa cómo y dónde muera?” se queda así:
    Çi xema min e ka çawa an jî li ku bimirim?

  7. Catalina dice:

    Gracias. Te juro que escuché algo completamente diferente en la lectura.

  8. tajalapiz dice:

    Tal parece que valía la pena esperar… si la fe mueve montañas esta vez la poesía movió a Catalina…

  9. […] Rojnamevana Kolombî Catalina Trujillo bawer dikir ku te bi Kurdî helbesta xwe xwend. Catalina di bloga xwe de nivîsandibû ku dema te dest bi xwendina helbestê kiribû harmoniyeke taybet di wî cihî de belav bû, te di […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s