“Es que yo trabajo”

Publicado: enero 26, 2009 en Sociedad
Etiquetas:, , , , , , , , ,

Eran las 7:30 a. m., estaba en el salón de belleza cuando entró un niño preguntando cuánto le costaba un corte de pelo. Logró llamar la atención de quienes estábamos allí por una frase: ¿Puedo venir al medio día? Es que yo trabajo. Cuando dijo eso todos nos quedamos con la cara de impotencia que usamos más de una vez al día al caminar por la ciudad y presenciar una injusticia tras otra sin esperanza de cambio.

El niño no tendría más de 13 años. A esa edad debería estar estudiando, jugando, leyendo, corriendo, cualquier cosa menos trabajando. Como él son miles los niños que pierden la vida por estar en las calles alimentando los bolsillos de unos cuantos explotadores.

En Medellín hay madres que alquilan sus hijos para que otros los pongan a vender o mendigar en las calles. No sé que tengan por dentro esas mujeres pero no merecen nada de esta vida. Qué le pasará por la mente a alguien para enviar a sus niños a trabajar en medio del peligro y la violencia de esta ciudad. Y lo peor es que el Estado no se los puede quitar por no sé qué razón. Para mí cualquiera es ridícula, porque nada justifica el maltrato y la explotación de los niños.

Yo creo que Medellín debe manifestarse de una vez y decir no más a los niños en las calles. Hay mucho a lo que debemos decir no más en un país como Colombia, pero debemos empezar de una vez, sin excusas y con insistencia.

Algo se tiene que poder hacer. ¿A ustedes no les duele algo muy adentro cuando ven a los niños en esas condiciones? No me imagino a alguien que sea capaz de voltear la cara y hacer como si nada. Propongamos algo y luego vemos cómo lo llevamos a cabo.

comentarios
  1. Fujazz dice:

    Pero tristemente son mas lo que “voltean la cara”, en el país del sagrado corazón la gente se acostumbró a dejar el corazoncito guardado en la casa, es triste… a mi me duele aun mas la indiferencia

  2. Leonardo dice:

    Lo sorprendente es que la gente del salôn de belleza se sorprenda. Es algo tan tristemente cotidiano en nuestro país!!! Yo pienso que hemos dejado de ver las cosas de tanto verlas, pero es obvio lo que dices, todo es voluntad polîtica, que es algo que hace mucha falta en muchos dominios.
    Un abrazo

  3. sentires dice:

    Vergûenzas y humillaciones semejantes, sentimos a diario en mi país. Lamentablemente es algo que se ha extendido a todos los puntos del Planeta y ¿Qué hacemos los humanos para erradicarlo? Parece que nada. Nada más que decir lo mucho que detestamos estas bajezas. Algunos, otros, callan. Miran para otro lado y siguen presurosos.
    Saludos Catalina,
    Viviana desde Argentina

  4. natalia dice:

    a mi me duelen en el alma esas escenas, pienso en lo que el niño habra vivido y sentido desde que era un bebe en este mundo inhumano, claro que podemos hacer algo, en la ciudad hay fundaciones que se dedican a cuidar los ninos de bajos recursos, para que sus madres puedan trabajar, y uno puede aportar a esas fundaciones en especie y en dinero, se puede buscar un modelo de “becas” donde uno aporta lo que el nino necesita para su guarderia o su estudio, voy a averiguar el nombre de una fundacion sobre la que lei hace un tiempo y les paso el dato

  5. Emilia Lucia dice:

    Cata y alquien le preguntó al niño, ¿en qué trabajaba?, en ese mismo instante en el momento de sorprenderse, en mi caso, esa hubiera sido la pregunta. Colombia como muchos paises en el mundo padece del maltrato infantil, ejemplo claro el que citas, ya que todo menor debe gozar de sus derechos, entre ellos el del estudio y el sano bienestar social. Derechos que obviamente son violados hasta por los mismo padres. Soluciones podrían haber muchas para evitar estos dramas, pero llevarlas a cabo no es fácil, porque hasta las mismas entidades que se encargan del bienestar del menor, se hacen los de la vista gorda ante esta problematica.

  6. calila dice:

    Siempre es una pena verlos en la calle de muchos paises de latinoamerica, trabajando en esquinas, en las calles pidiendo plata. Perdiendo sus vidas y juventud con una suerte que ningun niño debería tener, como tu dices, deberían estar en el colegio, jugando, sin mayores preocupaciones que hacer las tareas, pero cuando la situación es distinta y se preocupan por su trabajo, en realidad es desgarrador.

    Y que decir cuando son obligados por los padres, es aun mas indignante, cuando veo un niño pidiendo plata siempre empiezo a mirar a los lador a ver donde está a la mamá y siempre la encuentro, me dan unas ganas de agarrarla a palos, si fuera mas intimidante y hasta lo haría.

    Ojala que algun dia puedan cambiar esas realidades.

  7. barrenado dice:

    Ojalá que se pueda hacer algo y ojalá se haga rápido.
    Habría que cortar la raíz y no quedarse pelando las hojas.

  8. Pier dice:

    Estoy de acuerdo…No es por nada que esta Colombiana, sin saberlo, me ha robado el corazón

  9. Pal dice:

    Mi mamá empezó a trabajar con 13 años.
    Su madre era costurera y tenía 4 hijos. El padre desapareció para reaparecer y exigir un respeto que mi mamá le mostró claramente donde se podía meter. Con la punta del pié, le mostró.
    El trabajo de mi madre fue su salvación y la de mi abuela.
    Era bella y alta, fue vendedora, trabajo que le gustaba.
    No estoy de acuerdo con el trabajo infantil, en paises como los nuestros el trabajo infantil es SISTÉMICO. Y dentro de la lógica del sistema es donde hay que atacar. Es mi opinión.

    Para este tipo de cosas está el Estado, y todas aquellas instituciones que quieran ayudar a darles a esos niños – y a sus madres, porque como bien identificas, es un problema de mujeres principalmente- un futuro.
    Pedir que la gente se sacrifique es una cosa, otra es ofrecer alternativas. Las dos cosas son parte del problema.
    Besote.

  10. el_mirón dice:

    ¿Quién vive allí? Hace más que lo normal desde que publicaste algo. ¿La vida conyugal te ocupa hasta tal punto que nos hayas abandonado?

    Un abrazo.

  11. Aquí estoy. El trabajo me absorbe. Además… bailando, me paso el día bailando… tengo una gran vida social. Los escritos dan vueltas sin parar en mi cabeza, pero me falta disciplina para sentarme y dejarlos acá. Pronto retomaré el ritmo acostumbrado.

    Gracias por estar… a vos Mirón y, por supuesto, a todos los que pasan a leerme.

    Besotes y abrazotes.

  12. Jenny.G dice:

    Tristemente investigaciones han demostrado que muchos de estos niños están mejor trabajando en las calles que en sus casas, donde son maltratados por sus madres y abusados por sus padrastros, tíos, vecinos. A veces, los menores trabajadores forman entre ellos lazos de protección, saben que en la calle consiguen desayunos y amigos, se cuidan entre ellos y se espantan cuando la noche los obliga a regresar a sus casas. No digo que sea bueno, claro que no. Digo por eso que tristemente, de todos los males, a veces resulta ser el menos peor…

  13. miguelangelh dice:

    Bueno, que tal que el niño solo estaba jugando, cuando yo era niño tenia mi propia compañia de teatro guiñol, y le cobraba a mis amiguitos por hacer funciones, y ese era “mi trabajo” quiza creo que debemos ver las cosas desde perspectivas mas positivas. Saludos Catalina.

  14. Tristemente investigaciones han demostrado que muchos de estos niños están mejor trabajando en las calles que en sus casas…

    Soy uno de los que han trabajado desde que era niño y en verdad puedo decir con orgullo que no es algo tan malo. Uno se las ingenia para hacerlo divertido o llevadero. En la calle aprendí tanto o más que en la escuela. Quizá por eso no la dejo y allí sigo, en la calle. Cierto, no soy capaz de llevar a ninguna de mis dos hijas ni mucho menos enviarlas a trabajar.

    Todos los días me toca ver con más frecuencia a estos niños. Particularmente he sido testigo de como uno de ellos se ha ido perdiendo más y más. Lamentablemente no he podido hacer mucho. Por más que le he aconsejado o tratado de guiar su madre constituye un gran obstáculo, influenciado por ésta, ha hecho muy poco o casi nada por cambiar su forma de vida. Lo conozco desde que era un niño como de seis años, fue él quien me prestó las primeras pinturas para maquillarme de payaso y fue el en quien me inspiré para mi primer maquillaje. Es muy triste ver como ahora que ya es mayor sigue con el mismo maquillaje, los mismos chistes, ya sin gracia por el desgaste del tiempo… lo peor es que ahora es él quien trae a su hija trabajando… con su carita pintada…

    Y es difícil, muy difícil, ayudarlos. No confían.

    Saludos.

    PD Algunos han confiado en la gente que les ayuda… yo soy uno de esos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s