Desde pequeña aborrecí a Gabriel García Márquez. Uno o dos libros suyos que leí en el bachillerato fueron suficientes para no querer leerlo nunca más. Recuerdo perfectamente esas tardes en que me sentaba a cumplir con la tarea de leer al Nobel colombiano. No era la imposición de la lectura, era todo lo que narraba en sus historias que me hacía tirar el libro y buscar algo más entretenido qué hacer.

Y no digo que fuera mal escritor. Todo lo contrario, lo consideraba excelente. Pero los lugares y los personajes que describía me desesperaban enormemente. El calor, el polvo, la tierra, los pies descalzos, la mugre, todo me invadía y empezaba a sentir mi cuerpo —y mi mente— a cuarenta grados de temperatura.

Todo esto que digo ya lo había explicado en una entrada anterior llamada: Un año, cien años.

Hay otro detalle que no mencioné antes pero que también me hacía rehusar a leer al señor de Aracataca, y era, precisamente, él. La apariencia de Gabo nunca me ha gustado. No sé, mido mucho a la gente por la energía que me transmite, y la que venía del personaje no era la mejor para mí.

El caso es que vuelvo a mencionar toda esta experiencia porque en menos de dos años ya he leído tres obras de Gabo. El año pasado me regalaron La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y su abuela desalmada y Cien años de soledad; y hace poco mi novio me regaló Doce cuentos peregrinos. Por eso me remito al dicho: Al que no quiere caldo se le dan dos tazas. Yo que llevo rato tratando de leerme la obra completa de Leon Tolstoi y Marguerite Yourcenar y me distraigo leyendo al que menos quería.

Pero no lo puedo negar, ha sido una buena lectura. Cien años de soledad, fantástica. Los cuentros, una que otro flojo, pero en su mayoría muy buenos. Por algo él tiene un Nobel y yo un blog, muajajaja.

De todas formas ya quiero parar, tengo mucho más para leer. Si vuelvo a leer a Gabo será por ahí en diez años. Ya sabrán de eso si este blog y yo existimos entonces.

Anuncios
comentarios
  1. Momo dice:

    Estas cosas ya pasan a veces, bueno a tí cuatro, je,je,je.

    Yo hace poco leí “Doce cuentos peregrinos”, y opino lo mismo que tú, hay algún que otro que es soso, pero en conjunto están muy bien.

    Un saludo

  2. fujazz dice:

    A mi me parece que abusa demasiado del lenguaje, me incomoda leerlo, no tengo una razón lo suficientemente de peso como para explicarlo mejor pero no me gusta la forma en que narra las cosas, las metáforas que usa aveces me parecen demasiado rebuscadas… gustos personales al fin de cuentas.

    Y este cambio en el diseño???

  3. Emilia Lucia dice:

    Como escribí en el post anterior las obras de Gabo tampoco son de mis favoritos, pero aún así también he leído gran parte de sus obras. Con lo de su energía a mí si, en cambio me parece un gran tipo, algo enigmatico,retraido en su mundo y su acento es cautivador, tuve la oportunidad de verlo y oirlo en un Festival.
    Bueno Cata sigue disfrutando de las lecturas de obras y autores variados que nos ofrece la literatura.

  4. etereal dice:

    A mi Garcia Marquez me causa mucha ansiedad cuando lo he leido. Es muy buen escritor pero prefiero estar mas calmada en mis lecturas.

    Un gran abrazo Catalina!

  5. Gabo es un gran escritor. Su estilo, su ritmo, su voz, su apego a los cánonces, su disciplina, sus historias. De todos modos uno tiene su tiempo de lectura. Ray Loriga me parecía hartísimo hasta la semana pasada. Hoy es mi fetiche.

  6. lunafeliz dice:

    hola Catalina

    vacanisimo el nuevo diseño de tu blog!

    mi sensacion al leer a GM era la misma que vos describiste, supongo que eso es parte de su magia como escritor, te hace sentir el ambiente de su obra, pero a mi no me gustaba y por eso no lo lei mucho, ahora no leo libros, fui muy lectora de libros hasta que termine la U y ahora me queda complicado y me hace mucha falta, creo que por eso desahogo la gana de leer recorriendo blogs en lugar de trabajar juiciosa, pero bueno…

    hasta pronto

  7. Hola querida Cata, ya hace mucho que no dejaba por aquí comentarios pues estuve de ayuno bloguero y andaba más metido en Facebook y hi5 (jajajajaja) conociendo esas herramientas. Ahora que regreso por estos lares me encuentro con esta entrada y de primera impresión ya estaba con la curiosidad por saber cuales serían tus motivos para no querer leer a tan excelente escritor. Aquí en México es uno de los autores que más leemos: en verdad. Personalmente es uno de mis favoritos a pesar de que ya hace unos seis años que no leo nada de él y es que se han cruzado en mi camino muchos otros autores. Leyendo el porqué de tu repulsión hacia el buen Gabo encuentro que, precisamente, son esas razones por las que me encanta su escritura: un artista que no es capaz de provocar sensaciones no puede ser considerado tal.

    En lo personal me gusta mucho el cuento: “Un señor muy viejo con unas alas enormes”.
    Debo confesar que Friedrich Nietzsche es otro de mis favoritos empero, tampoco lo leo mucho, es más: el Zaratustra tiene años que no lo puedo terminar. Habrá quienes piensen que quizá es porque no le entiendo pero, no, no se trata de eso, más bien sucede que me confronta y verse a uno mismo no es algo muy grato… en ocasiones.

    Saludos letransfusionados y alucinados. 😉

  8. Ah! Ya recuerdo, es el “eterno retorno”, sí, cuando llego a esa parte, vuelvo al inicio… jajajajajaja

  9. Leonardo dice:

    Hola Cata, primero felicitaciones por el cambio, siempre sorprende y esta letra de los mensajes, como de máquina de escribir, es preciosa.
    Entre gustos no hay disgustos. Yo entiendo que a los colombianos no les guste Gabo, sobretodo si se los dan a leer en los colegios. Eso es algo que “mata” a muchos escritores. A mí me encanta y creo que su obra merece la posteridad. La gabomanía y el protagonismo que se le ha dado a su propia historia personal, con su asentimiento, ya me parece un poco más problemático. Su influencia en el estilo de los reportajes periodísticos, me parece que es hora de empezar a combatirla, como lo han hecho los escritores más recientes en Colombia. Pero lo que nos importa a nosostros, al fin y al cabo, es su obra.
    Un saludo especial.

  10. KAM dice:

    Al leer este blog recordé lo feliz y tranquilo que me sentí cuando descubrí que no era el único que sufría leyendo a Gabo. No tengo blog, aunque también me creo escritor. Si me preguntan qué es lo mejor de la web, diría que poder darme cuenta que existe gente como yo a solo un click de distancia. Un beso. KAM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s