Hasta hace pocos años yo era de las personas que daba limosna en la calle. Lo hacía convencida de que con eso alegraba una vida y le ayudaba, aunque fuera con muy poco, a conseguir algo de comer o pagar una habitación y así no dormir en cualquier acera. Dejé de hacerlo cuando entendí que con eso sólo apoyaba la mendicidad y patrocinaba a unos cuantos desgraciados que explotan niños, ancianos, desplazados e indígenas, y se enriquecen con el trabajo de éstos en las calles.

Para mí ha sido muy difícil contenerme y mirar para otro lado. Sé que si doy limosna sólo beneficio al maldito explotador, pero si no lo hago no me quiero ni imaginar cómo maltratarán a los mendigos al llegar sin nada.

No es justo que estas personas estén sometidas a semejante infamia. Hay que hacer lo posible para evitar que estén ahí, pero creo que no dar limosna no es una acción lo suficientemente efectiva.

Sé que no es lo único que se hace pero creo que ninguna de las medidas actuales está ayudando a solucionar el problema. Cada día ve uno a los mismos en las mismas partes. Como el viejito de la playa que tiene un cartel que dice: Ser viejo es ser niño dos veces. Recuerdo también a un niño que conocí cuando entré a la Universidad y pedía limosna en los alrededores. Hoy debe tener entre quince y dieciocho años. Ya no pide para comprar un pan, ahora está perdido en la botella de pegante. Como ellos hay miles en nuestras calles y cada día corremos el riesgo de que sean más. Muchos más.

Ojalá algún día tengamos una política efectiva para atender este problema. En este caso, más que corazón, necesitamos firmeza y decisión. El problema no son los mendigos, sino las condiciones de desigualdad que han generado tantos años de malos gobiernos en el país. La tendencia siempre es a atender el problema que sobresale y olvidamos la raíz de éstos. Esperemos que llegue alguien que lo entienda de esta manera y empiece a darle solución, a este y a muchos otros problemas que padece Colombia.

comentarios
  1. barrenado dice:

    En lugar de esperar me gustaría confiar en que alguien llegue y haga algo pero…………………………….

  2. Tajalápiz dice:

    Creo, como barrenado, que no se puede esperar, es necesario ver qué es lo que cada uno puede hacer por mejorar las cosas y las condiciones de vida, desde lo que cada quien realiza como trabajo o en su vida personal. A través de los blogs veo constantemente este estado de ánimo en los colombianos, como si tuviéramos que seguir esperando un Mesías (ya tenemos uno que se toma por Mesías), como si los ciudadanos ya no fueran una fuerza para cambiar ciertas cosas o hacer presión sobre los gobernantes. La indignación debe transformarse en algo más.
    Dicho esto, yo también siento ese dilema frente a los limosneros. Se le enrollan a uno muchas cosas, pero la limosna nunca nunca ha sido algo digno, menos en sociedades como las nuestras.
    Un abrazo

  3. Lo que pasa es que necesitamos que sea una fuerza colectiva, porque los esfuerzos aislados pocos resultados lograrán. Pero sí, la actitud debe ser de cada uno.

    Cuando digo esperar no me refiero a sentarnos a que llegue por arte de magia, me refiero a que ejerzamos nuestro papel de ciudadanos y elijamos a alguien que sí venga con propuestas de fondo a los problemas.

  4. Emilia Lucia dice:

    Definitivamente es un problema social en todas las ciudades, la mendicidad existe y está latente en muchas calles y semáforos, ahora hasta con familias enteras de desplazados. La violencia, el desempleo y muchos más males sociales llevan a muchos ciudadanos colombianos a pedir para subsistir y tambien no falta el caso que tambien citas: la explotación infantil o aquellos que piden para consumirse en el boxer.
    A mi modo de ver la salida a este hecho no es fácil, mientras exista la desigualdad reinando en el país.

  5. Las familias de desplazados. La gente las mira con desprecio y ni se inmutan ante el tirano que las puso allí. Frente a todos esos que no duran un año en la cárcel y de ninguna manera resarcen el daño que hicieron.

  6. alejandro morales saldaña dice:

    es una gran verdad, acá por el rumbo donde vivo (Tampico, México), en un cruce de calles, muy transitado por cierto, y aprovechando la luz roja del semáforo, siempre hay 2 señoras, una joven con un niño ya grandecito como de 2-3 años de edad que siempre está dormido, pues hacen de las suyas pidiendo limosna; la otra no tan joven como de 55-60 años que es el relevo cuando aquella se cansa.
    La muchacha tendrá unos 22-23 años, la cual habitualmente carga en un rebozo al niño, solamente se limita a estirar la mano solicitando dinero, con cara de compungida. En una ocasión le ofrecí trabajo en casa, aunque realmente no necesitaba a ésta muchacha y se indignó al ofrecerle trabajo.
    Puedo decir que es su forma de vivir de esta gente, pero considero que no están solas estas señoras, debe haber alguien detrás de ellas con las cuales se reparten el “botín”.
    No me dejo chantajear tan fácilmente mis sentimientos ante tales situaciones.
    Considero que no debemos fomentar ésta práctica nociva, pues creo que si la gente no les diera dinero, ya no se pararían a seguir pidiendo. Ya no sería negocio!
    Acabemos pues con este tipo de triquiñuelas.

  7. Isa Estrada dice:

    Estoy completamente de acuerdo, se me parte el alma cuando veo personajes en las calles que deberian ser atendidos por todos, acompañados en su proceso de vida en la calle, seamos una sola fuerza y hagamos algo por ellos que no sea dar una moneda para sentirnos bien por dentro, eso no sirve de nada.

  8. M dice:

    A mi me molesta terminar siempre dándoles limosna a todos. Se me acaba el dinero.

  9. magui dice:

    Y no sólo Colombia… Muchos nos encontramos perdidos en esa dicotomía, sabiendo que la solución tendría que venir por otro lado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s