Ventanas

Publicado: octubre 16, 2008 en Catalina, Natural
Etiquetas:, , , , , , , , , ,

Me gusta sentarme a ver el mundo desde una ventana. En mi habitación tengo un ventanal casi del tamaño de la pared y por ahí echo a volar mis pensamientos cada vez que me asomo. Me gusta ver los edificios vecinos e imaginar las miles de historias que se tejen detrás de cada ventana. Ver las copas de los árboles, la gente caminando, la vida pasar. Sentir los rayos de sol que llenan de energía mi espacio y el viento que entra y refresca la habitación.

Cuando me siento junto a la ventana y me vuelo del mundo por un rato, siempre viene a mi mente un texto que me regalaron hace pocos años cuando tenía una oficina con un ventanal inmenso y en el cual me quedé muchas veces mirando a ninguna parte, simplemente disfrutando de un momento de tranquilidad y desconexión.

El texto es de Pablo Montoya, lleva por nombre La carta y hace parte de la exposición itinerante Trazos que, en el momento de la dedicatoria, estaba exhibida en el pasillo al lado de mi ventana. Posteriormente la Editorial Universidad de Antioquia publicó la exposición en una bellísima edición. Aquí está:

La carta

Verte ensimismada frente a la ventana. Ver tus manos crear el ámbito de la pieza. Verte abrir la carta donde yo digo que verte es sentir el agua, el viento, la luz. Verte en las tardes de Delft y creer que no existen otras tardes. Ver crecer la vida en ti, lenta y ardorosa, como si fueras la primavera. Ver la música de tu noche que cae y acaricia el mundo. Ver cómo la felicidad es este instante.

De la misma exposición hubo otro regalo. Luego lo compartiré.

Anuncios
comentarios
  1. La candorosa dice:

    Las ventanas, esos recuadros de espacios, para dejarse llevar…

    Saludos!!!

  2. barrenado dice:

    También disfruto mucho mirando sin ver por la ventana, aunque hubo momentos en que temía asomarme por si me daba por tirarme.

  3. eariandes dice:

    Perder la vista es una aventura entretenida, ya sea mirando por una ventana, a los ojos de alguien sin mirarlo, o al infinito en tu propio cuarto… cuántos pensamientos alumbra y cuántas historias crea

  4. Emilia Lucia dice:

    Las ventanas….cuanto se puede descubrir a través de ellas, cuanto encierran y cuanto pueden sorprender.
    Y sabes a veces se extrañan, yo recuerdo que en mi trabajo en un primer puesto estaba frente a una grande y bonita ventana que por momentos tambien me despejaba del trajin y después en cambio de piso, quede en otra que era toda encerrada, sin visión del mundo exterior.
    Ah! con tanto leer de ventanas recorde: “desde que me dejaste la ventanita del amor se me cerro” jajaja

  5. etereal dice:

    De mi ventana he hablado algun par de veces. En mi habitacion tengo dos ventanas: una da cara al paraiso y la otra al caos.

    Un abrazo Catalina!

  6. Epi dice:

    En Zaragoza tenemos en el salón una ventana que da a la calle principal y la verdad es que cuando te sients al lado de la ventana no puedes evitar quedarte embobado mirando a la gente. Te puedes quedar horas mirando.

  7. tajalapiz dice:

    Debería existir en alguna parte un monumento a la gloria de las ventanas, a menos que cada una sea un monumento en sí. Frontera, transparencia, dos dimensiones (desde dentro, desde afuera). Queda por escribir el “elogio a la ventana”.

  8. Emilia Lucia dice:

    Es cierto deberia haber un monumento a la ventana!, como en Cartagena-Colombia, tenemos la escultura de los zapatos viejos.

  9. Ernesto dice:

    El placer de ver a través de las ventanas, creo que es algo inherente a todas las personas con imaginación y fantasía. Tal vez comparable a observar a la gente a nuestro alrededor y tejer la fantasía de recrear sus vidas.

    Buena entrada Catalina. Enhorabuena y gracias por ella.

    Saludos (a través de mi ventana)

  10. Oier dice:

    Preciosa la entrada, me a encantado 🙂 la situacion de alguien mirando y observando por la ventana me a recordado el trozo de un poema que hace tiempo leí.

    El cristal por que se mira

    Por eso sigue adelante, nunca te detengas,
    ni hagas caso de lo malo,
    porque las cosas cambian
    según el cristal…

  11. MiNe dice:

    Catalina, que hermoso panorama describes, unidos a esos sentimientos que se pegan.. llega mucho a mi cerebro.
    Tambien tengo mi propia ventana, solo que es nocturna y media pervertida, pero asi la adoro…

    Saludos mi amiga..

  12. YeRu$h@ dice:

    Hey tenia rato sin pasar por aqui… Me encanta como escribes… Yo tambien tengo mi ventana… Donde sueño muchisimo… Saludos Cata!

  13. Calixto: Besos a ti.

    La candorosa: Dejémonos llevar siempre.

    Barrenado: Tirarse… muchas veces, estando allí, me lo he preguntado. Al final nunca tengo motivos.

    Eariandes: Sin duda, es toda una aventura.

    Emily: Es cierto lo de extrañarlas. Acá donde estoy ahora no tengo ventana. Lo bueno es que no estoy atada ni al trabajo ni al horario y puedo estar donde quiera trabajando. Otra de las ventajas del wifi, va uno con la oficina a cualquier parte. Hablando de canciones yo recordé: Affacciati alla finestra amore mio…

    Etereal: Jajaja, eso suele suceder. Un abrazo a ti.

    Epi: Ya me dieron ganas de ir a tu ventana en Zaragoza.

    Tajalápiz: Apoyo la idea del monumento.

    Ernesto: Es de lo mejor que hay para entretenerse cuando uno va por la calle. Beso (desde mi ventana).

    Oier: Según el cristal y el lado del cristal.

    MiNe: Adoro las ventanas pervertidas.

    YeRu$h@: Mucho rato, y yo también harto de no ir por tus lares. Sueña mucho y luego le cuentas al oráculo. Aunque lo tengo medio abandonado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s