Café

Publicado: febrero 26, 2008 en Catalina, Natural
Etiquetas:, , , ,

Creo que podría renunciar a cualquier vicio en la vida menos a uno: el café. El sabor, el aroma, el color, todo es para mí una adicción. He contado días en que me tomo hasta ocho tazas y sé que podría llegar a más. Sola, acompañada, en casa, en la calle, en la oficina, de mañana, de noche, con lluvia, con sol… como sea, disfrutar de un café es, para mí, un momento sublime.

Lo tomo desde los cuatro años, cuando me sentaba junto a mi padre ¾el que me heredó la adicción¾ a verlo trabajar. Mi madre le daba café todo el día y entre los dos lo tomábamos. Ella le decía: “No le des café que está muy niña y luego no duerme”. Pero era tarde, desde el primer momento en que el café tocó mi lengua me hizo suya para siempre.

Recuerdo hace muchos años cuando recorrí los cafetales de la vereda donde nació mi mamá, sí la misma de Las acacias. La sensación fue fantástica. Las plantaciones, los frutos rojos, recoger café ¾hice el intento, los que lo hacen a diario son súper hábiles¾, luego a la máquina despulpadora, el lavado con agua de montaña y el secado. Claro que este proceso es de varios días y es una delicia conocerlo.

Amo el café de Colombia, he probado de varios países y definitivamente me quedo con el nuestro. Ojalá las tierras de mi patria se sigan sembrando con café que además de producir placer propicia la cercanía. No como ese otro cultivo que sólo genera violencia.

Ya saben pues, los que quieran, cuando se antojen, me llaman y tomamos café. Conozco muchos sitios para disfrutarlo o sino, en mi casa, que también hago uno muy bueno.

Para terminar una canción con mucho café. Del compositor Hugo Blanco aquí está Moliendo café. Para conocer la letra, clic aquí.

comentarios
  1. calixto dice:

    Vamos por café, lo quiero con leche y dos medialunas

    Pero tiene que ser en París

    Mis abuelos me daban café siendo un niñito apenas, porque me hacia sentir grande

    En casa, en cambio, me daban chocolatada

    El cafe es el recuerdo de mi abuelo y la presencia de mi abuela

    Nunca pude tomarlo en un bar

    No tiene la misma magia

  2. Galo dice:

    Nada como una buena taza de café. Yo lo tomo desde que tengo memoria (no entiendo por qué en muchos países consideran eso un crimen, aquí casi todos tomamos café desde muy pequeños. Acepto tu invitación a tomarnos uno, es imposible decir que no. Saludos.

  3. Rubén Mejía dice:

    Yo me crié en una finca cafetera. Desde pequeño aprendí todo el proceso desde la siembra, la recoleccion y las largas faenas de despulpado, secado y venta. Dormiamos en el bemeficio, así se le llama al lugar en donde se procesa y guardan los costales. Recuerdo hasta cuarenta bultos arrumados unos encima de otros y encima de ellos dormiamos nosotros, los primos mayores. Mentiras, mayores no, los preadolecentes. Recuerdo con mucha nostalgia el olor del café seco y empacado. Y como mis sueños (estoy seguro), eran vividos y fantasticos gracias a aquel olor. Esos costales eran un nido de fantasias.

    Cuantos gringos tomaron de ese café encima del que yo dormi, jaja.

    Yo amo el café no por su sabor, es por que lo llevo en mi vida.

  4. Curda Floja dice:

    Cuando estuve en Colombia llegué a la ciudad de Cartagena y ya era tarde y estaba cansado por el largo viaje, así que decidí irme a dormir temprano para poder disfrutar la ciudad temprano al día siguiente.

    Al despertarme, bien temprano a la mañana y ansioso por recorrer la ciudad, una señora mayor me ofrece un “tinto” ni bien salgo de mi habitación, todavía con cara de dormido. Le respondí: “no muchas gracias, preferiría un buen café colombiano”. Me miró con cara de sorprendida y siguió caminando.

    Recién a la tarde me enteré que “tinto” significaba café… en Argentina cuando decimos tinto nos referimos al vino… y definitivamente la mañana no es un buen momento para aprovecharlo, pero por suerte los 20 días que estuve en Colombia me han servido para tomarme todo el café que he podido, ni se imaginan lo malo que es en Argentina a pesar de ser un vicio de muchos.

  5. miguelangelh dice:

    ya me antojaste, me voy a preparar un cafesin.

  6. Pal dice:

    ser de los cafetales debe ser una cosa preciosa… entiendo perfecto que tomarse un café lento o rápido, te devuelva un poquitito a ti misma. Que bonito.

    A mi me pasó que en Chile no se toma café, café, de ese que tú tomas… se toma, claro y hay lugares míticos para hacerlo, el doBrasil, el Haití… pero en casa, ese que tú tomas, apenas se conoce… lo que se toma en casa, normalmente, es el Noéscafé, digo Nescafé… el instantáneo.

    Cuando llegué a Alemania, uno de los mayores consumidores de café del mundo (ya miraré la estadística, si me lo pides), había una cafetera, no de las metálicas, aquí se toma el café filtrado… en fin, que me tomaba dos tazas y MORÍA era como drogarme!!! tenía que correr al baño, me daba acidez, tuve que dejarlo… era la sal y el tipo (arabica) que me hacían mal, el tostado tampoco ayudaba…
    Pero lo descubrí cuando llegó una colombiana a la “comunidad”, ella trajo “su” café, y yo dije: no gracias, me hace mal… pero esta chica, que se convirtió en mi mejor amiga por estos lares, me dijo que a ella también el de Alemania le caía mal, que probara con el suyo el de Colombia… ya no necesito seguir verdad?
    Yo solo tomo café de Colombia, otro no aguanta mi estómago. Y no es broma.
    Un beso y un cafecito, que a ti también te lo acepto.

    ps el café fraces: puaj! el español: puaj! el italiano: mmmmmmmmmmmh! si te invitan: solo a Viena o a Roma, allí hay veintemil tipos de café, no son ácidos, y no los salan brutalmente, tampoco los tuestan a morir… allí podrás además elegir, y tomarlos en ambientes preciosossssss.

  7. Me voy a hacer un cafecito antes de ir a la escuela. Pongo a herbir el agua y le echo un poco del polvito negro con olor a rico.
    Jaja.
    Un abrazo desde lo más arriba del planeta.

  8. bobeto dice:

    yo deje el café hace años por prescripción médica y la verdad es que no lo extraño para nada. Ojalá pudiese hacer lo mismo con el tabaco y otras drogas mas duras.

  9. Emilia Lucía dice:

    Yo tambien disfruto del café colombiano en sus distintas presentaciones, al desayunar es sagrado el café con leche, y en las salidas de vueltas diarias un buen frappe o un expresso machiato (tinto fuerte) en el Gualilo (tiendas de café de acá), si vienes por esta ciudad entonces seguro compartiremos un buen café.

  10. Epi dice:

    Una adicción algo mala en exceso, aunque yo no digo nada que según me cuentan mis amigos soy adicto a la coca-cola😄.

  11. nonamegirl dice:

    A mi también me encanta el café (aunque nunca solo) y la verdad, es que ni a solas. Lo que hace especial para mi un café es la compañía.🙂

  12. Poio dice:

    siento el mismo placer que describís tomando mate. y te entiendo, es un vicio imposible de dejar.

    te cuento que en los días que estuve en San Agustín estuve trabajando como recolector de café y me enseñaron todo el proceso del que hablás. ahora sí debo aceptar que el café que preparamos no era tan bueno como otros que bebí allá.

    “cuando la tarde languidece renacen las sombras”…

    es curioso, pero resulta ser también una de las primeras canciones que aprendí a tocar con la quena.

    sevemos

  13. pajarito dice:

    Definitivamente el café es de las cosas más exquisitas y sublimes que hay

    lo adoro, es en lo que realmente gasto dinero, todo por un buen café!

    (mi favorito es el asiático)

  14. fongfengmode dice:

    “An exellent post on a good blog, you can make some money with your blog, like me at http://blogmakemoney2.blogspot.com“

  15. Calixto: Vamos por el café a París.

    Galo: Te escribo un correo y vamos por el café.

    Rubén: ¿Cuándo es que vas a tener un blog? Con todas las historias que tenés sería ideal. Ya te imaginarás cómo me reí con lo de los gringos, jajaja.

    Curda: Es cierto, acá le llaman tinto al café negro y en algunas partes si pides café te lo dan con leche. Sin embargo, en los lugares donde acostumbro ir conocen la diferencia y si pido café me dan uno negro como el que me estoy tomando en este momento.

    Migeul Angelh: De una, yo ya me lo estoy tomando.

    Pal: Te lo aseguro, es una cosa preciosa. Para tomar en casa recomiendo Juan Valdez volcán, es delicioso. Pal, tendré en cuenta tu consejo para cuando vaya a Italia.

    Santiago: Qué rico café antes de ir a trabajar. Un abrazo desde la mitad.

    Bobeto: Yo dejo lo que sea, menos el café y otros…

    Emily: Tú sabes que es un hecho que iré. El macchiato me encanta. Ya nos tomaremos esos cafés.

    Epi: COn la coca cola no he podido, pero conozco mucha gente adicta. La adicción al café sé que es mala pero qué hago, algún vicio debía tener, buajajaja… y uno que otro más.

    No name girl: Yo lo tomo como sea, pero acompañado de una buena conversación es genial.

    Poio: ¿Tocás la quena? Qué maravilla. Cuando vuelvas a Colombia nos tomamos un café e interpretas la quena. ¡Súper! Sevemos.

    Pajarito: Eres del tipo de personas que me caen muy bien. Bienvenido amigo cafetero.

    Fongfengmode: Thanks!

  16. Poio dice:

    esperá que te haga un lugar en mi agenda… a ver… sí, acá. creo que estás de suerte. tengo los 3 meses libres por ahora😛

    sevemos

  17. Ándale, qué honor. Vamos de una por el café con quena. Sevemos.

  18. Paula dice:

    Doy fe de que Epi es adicto a la coca cola. Y a mí el café me encanta. Nadie me quita me café después de comer…jeje

  19. Quien te ve de lejos dice:

    suave, bien bien, que nadie como tu me sabe hacer café.

  20. mariandre dice:

    No te culpo!! si es café colombiano, difícilmente podrá pasar desapercibido… y sí me crié tal como tú con el olor de café en casa por la mañana, por la tarde, por la noche… mi mamá siempre decía “es colombiano” (eso significa “es lo mejor”) a pesar de que en Ecuador tenemos un excelente café, le rindo homenaje y pleitecía al de tu tierra…. donde vivo no conocen la escencia de un “buen café” y da lástima saber que se han perdido de un placer tan enorme como ese toda la vida.

    Cuando quieras vamos por ese café…
    Un beso.

  21. Paula: Sí, es el toque final perfecto para una buena comida.

    Quien te ve lejos: mmmm, creo que nunca te he preparado café. Pero llevas punto por la canción porque ya me la han dedicado antes.

    Mariandre: Conozco el café de Ecuador, es bueno. Pero como verás soy fanática del colombiano. Apenas tengamos oportunidad nos tomamos el café.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s