La hierba

Publicado: diciembre 8, 2007 en Natural
Etiquetas:, , , ,

Uno de mis placeres, entre los más sencillos y satisfactorios, es caminar descalza sobre la hierba. Más aún cuando está mojada. El olor y la sensación son indescriptibles. El color verde, rodeado de pinticas de colores que dan las flores, es alucinante. Para mí, es un momento de conexión con la vida, con la tierra. Es una oportunidad de liberarme y llenarme de nuevas energías, ideas, locuras… VIDA.

Hace años que mis pies no tocan la hierba, y me lo están reclamando. Quizás sea esa una de las razones para dedicarle estas líneas, como una promesa de que pronto, muy pronto, volveré.

Anuncios
comentarios
  1. consul de saint terriens dice:

    He tenido el gusto, la dicha y el placer de conocer a doña Cata;
    Conviven en ella dos personas cuyos porcentajes no se cuales son y deben depender de los animos del dia, seguramente;
    Una, la que sufre la realidad de su bello país, hasta descreída con el curso de los acontecimientos, pero que lo sufre de corazón, en carne viva, porque ella quiere algo distinto y mejor, y no se sabe como se hará para conseguirlo: Muchos intereses y egoismos se conjugan para cortarle alas a sus grandes sueños: Me contó algo, que la discreción merece guardar, que revela su dolor, su valentia y su rebelion hacia el mundo en el cual le toca vivir,
    Y la otra, la del encanto vulgarista, la que cuida su parcela de hierbas en Saint Tèrriéns, la que se disfruta, se emborracha, se lleva a su hombre a los places mundanos de las vidas paganas y vulgares, (bien x ellos) y la que se esperanza, pero con tristeza, con que Colombia saldrá adelante, porque sus gentes se lo merecen;
    Hay un Garabato dando vueltas por el mundo que me comenta haberla visto en su barrio de Medellín: Caminaba ensimismada en sus pensamientos, el cabello al viento, la frente arrugada, la vista desencajada: Cuando quise preguntarle a Paisano porque le había visto así, me contestó: Porque ha dejado ser mía, para ser de todos
    Doña Cata, Saint Tèrriéns es suyo, Hasta que nos encontremos

  2. darioperezb dice:

    ¿Te gusta la hierba rodeada de pinos? Te la puedo ofrecer para que la disfruten tus bellos pies.

  3. Siiiiiiiiiiiiiiii. Gracias mi cielo. ¡Vámonos a correr descalzos!

  4. santiagodelrio dice:

    Dale ánimo a Pipo que Aldo, su dentista, le hizo una cirujía hoy a la mañana y está muy dolorido.
    Hoy no había hierba mojada en mi barrio: la lluvia torrencial inundó todo y llegué embarrado a la escuela.

    Un abrazo. M

    Mandé la posta… A ver qué pasa.

  5. Kris dice:

    Mmmmmmm, la hierba, ahora recuerdo esa época universitaria en la que la hierba era nuestra cómplice, nos tirábamos en ella para leer esos textos que un día nos formaron y que hoy hacen parte de lo añorado, ¡cómo anhelo tener tiempo para pararme sobre la hierba, mientras me acompaño por esos escritores que dejaron plasmada su alma sobre el papel para que yo pudiera contagiarme de sus sueños!

  6. Cónsul: Yo sé que en Saint Tèrriéns tenemos una de las mejores hierbas del mundo. 😉

    Santiago: La posta viene lenta por culpa de Aldo. Ya veremos qué pasa.

    Kris: Me hiciste recordar muchas cosas: los avioncitos, el cargamontón, las cobijas, las fotocopias… tantas cosas y nuestra amistad. Un abracito.

  7. dennyrt dice:

    Hablando de hierba, solo quiero hacer una observación ante los colombianos y especialmente la gente de Medellin. Siempre nos hemos vanagloriado de que somos afortunados por vivir en una ciudad con montañas (imposible de negar), arboles(no tanto como yo creía) y naturaleza; pero cuando viajé por primera vez fuera de nuestro país, y me referire especialmente a Londres-Inglaterra, me di cuenta de que nuestra ciudad es una selva de cemento, asi suene a cliche, pero es verdad. Londres tiene cantidades de parques y gigantescos (los hay pequeños tambien), donde la gente puede recrearse, estar con sus familias, caminar con sus parejas, relajarse, tomar el sol (cuando ocurre el milagro de verlo) y hacer lo que desea Cata en otros. Y esto me puso triste y me puso a reflexionar que nosotros los Colombianos no somos como dicen en el exterior pero no somos tanto como pretendemos mostrar. Tal vez nuestras ciudades no son tan “Green” como “chicaneamos”. Y de esa naturaleza es la que nos sentimos orgullosos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s