Pagué por ver

Publicado: julio 24, 2007 en Cine, Sociedad
Etiquetas:, , , , , , , ,

Hace pocas semanas, un domingo de esos que uno se repite constantemente que en Medellín no hay nada para hacer, me fui a ver un documental en el Centro Colombo Americano.

Tenía por nombre Darwin’s nightmare (La pesadilla de Darwin) y contaba la historia de una población africana, cerca del lago Victoria. El drama gira en torno a la introducción de una especie animal, la perca del Nilo, en el lago, pez que devoró las demás especies que habitaban allí creando un desequilibrio ecológico que a nadie importó pues los filetes de éste se venden muy bien en mercados internacionales donde nadie imagina su procedencia y las injusticias asociadas a su anhelado manjar.

El asunto es que el negocio pertenece a unos pocos y es incluso patrocinado por la Unión Europea, con o sin conocimiento de la miseria de ese pueblo. Prostitución, hambre, drogadicción y violencia es el panorama que ofrece esta población que diariamente ofrece toneladas de pescado a Europa mientras sus niños se pelean en las calles por recoger un poco de arroz que ha caído al suelo.

Y como la violencia nunca nos desampara, el documentalista deja ver con su trabajo algo que pocos imaginarían pero sucede, nadie lo habla por miedo pero es de conocimiento público, además crea un suspenso a lo largo del documental que hasta por momentos uno piensa que el director podría ser asesinado en cualquier instante. ¿Por qué? Por esa razón que tan bien conocemos los colombianos, por meterse donde nadie lo ha llamado. Resulta que los aviones que recogen diariamente el pescado no llegan vacíos, llevan armas para patrocinar la guerra en los demás países africanos. Quién envía y con qué objetivo no se sabe.

El hecho es que ver este documental lo deja a uno nuevamente decepcionado de la vida, casi seguro de que nada va a cambiar, que vamos derecho por el camino de la destrucción.

Sin embargo, el punto de esto que escribo no es solo el documental y lo que cuenta. Es el hecho de que si no estoy desocupada y voy hasta el cine y pago, hoy estaría inocente de esa realidad. Imagínense cuántas historias así nunca sabremos que existieron, cuántos desposeídos morirán en el anonimato sin que a alguien le importara.

Yo creo que los documentales deberían pasarlos gratuitamente, en los parques, en las plazas, organizar proyecciones e invitar masivamente para que entendamos qué es lo que está pasando, que mientras llevamos una vida de privilegios otros llevan una muerte que trata de parecer vida. Y no es que nos despojemos de todo, solo es tener conciencia de que pasa y no ser indiferentes ante el dolor que a diario sufren millones de personas en el mundo.

Ojalá los proyectos de documental fueran más apoyados. Pero como eso casi no vende y, por el contrario, trata de denunciar las injusticias de este mundo, a muy pocos les interesa patrocinar.

Ese domingo, después del documental, toda actividad que realizaba me causaba impotencia. Tomarme un café en un bar, coger un taxi, llegar a mi casa a comer y a dormir en una cama confortable, tanta comodidad no me dejaba en paz al recordar a esos niños drogándose y recogiendo la comida del suelo. Y seguramente, dentro de poco tiempo, olvidar, porque al final todos terminamos olvidando.

Hoy les quiero hacer un llamado para que no sean ciegos ante lo que pasa frente a sus ojos. Traten de ver y no olvidar, eso es ya un comienzo.

La pesadilla de Darwin (Darwin’s Nightmare), Francia, Austria y Bélgica, 2004. Director: Hubert Sauper. Colaboración artística: Snador Rieder y Nick Flynn. Guión: Hubert Sauper. Montaje: Demose Vindevolgel.

comentarios
  1. La curiosidad me trajo a este tu primer “post” o al menos así me lo parece y entonces equivocado estoy (de que sea tu primer “post”), pero eso no es lo importante. Te digo, la curiosidad me trajo aquí y es que ando también por cumplir un año con mi blog, entonces vi que a ti te faltan sólo unos días. Para mi ha sido todo un logro mantenerlo y entonces me emociona mucho festejar el primer año, pero nuevamente, eso no es lo que importa. Te decía, la curiosidad me trajo aquí y entonces, luego de leer y recordar gracias a ti que hay otros, muchos, millones, en este instante que no tienen con que saciar el hambre y no sólo de alimento, sino también el hambre de conocimiento, el hambre de libertad, el hambre de la verdad, el hambre de amor, hambre de esa que conocemos muy bien en nuestro pueblo latinoamericano y que no hemos podido saciar. Ahora pienso que siempre habrá hambre porque aun saciando todas las que nos acosan, cuando ya no haya ninguna de esas llegará otra, quizá la más terrible: el hambre de poder.

    Me ha fascinado la imagen de la proyección de documentales en parques y plazas públicas, empero no hacen falta, allí mismo puede uno ver-sentir la miseria humana.

    Catalina, felicidades por adelantado en este tu primer año-blog y recibe un caluroso abrazo.

    Besos letransfusionados y alucinados.😉

  2. Emilia Lucía dice:

    Como lo ha recordado letransfusión, este fue tu primer post del año Bloggero que conmemoras ya en el 2008.
    Iniciaste con post de cine, parte de tus primeros tonos rojos, y pues así seguiste creciendo en escritura con muchos más tonos de contenido.
    Recuerdo aquel día que nos leímos por primera vez en los Bloggers, así siguió la historia, solo que tu si trasteaste de lugar de escritura, yo por ser fiel, ahí seguí hasta el triste final que ambas conocemos.
    Pero bueno sigo siendo fiel a tu casa: Tu blog.
    Saludos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s