Hace muchos años le tengo miedo a caminar sola en Medellín. Cuando lo hago, porque debo hacerlo, porque no me puedo pasar la vida encerrada, acumulo tanta tensión que he llegado a hartarme de esta ciudad y, como muchos, he pensado en irme a un país más seguro donde una mujer pueda caminar tranquila a cualquier hora con la total confianza en que nada va a pasarle, o que al menos el riesgo es muy bajo. Pero aquí sigo, porque en medio de todo me gusta Medellín, pertenezco a ella y a sus culturas y porque es aquí donde quiero vivir. Me eligió y la elegí. Porque, además, creo tercamente en que algún día será de verdad el mejor vividero del mundo. Pero el miedo sigue ahí, y crece.

Estas son palabras repetidas por mí y por muchos desde hace rato. Nadie debería salir con miedo a la calle. Todos deberíamos disfrutar de esta con libertad, como lo dice la Constitución Política de Colombia en su artículo 24: “Todo colombiano, con las limitaciones que establezca la ley, tiene derecho a circular libremente por el territorio nacional, a entrar y salir de él, y a permanecer y residenciarse en Colombia”. Pero, ¿para qué citar esa hermosa carta magna llena de promesas sin cumplir? Para algo simple, aferrarse a la legalidad. Tenemos todavía, a pesar de los machetazos que le han metido ciertos gobernantes de cuyo nombre no quisiera acordarme, un gran documento que respalda la democracia y la ciudadanía. Es a este al que debemos defender y acudir para que la ilegalidad no nos siga ahogando.

Leer el resto de esta entrada »

El bluejean sin bolsillos

Publicado: enero 6, 2014 en Sin categoría
Etiquetas:, , , , ,

Aunque me vean mucho pasearme por redes sociales como Twitter, no siempre estoy muy enterada de los temas top en estas. Debido a eso, solo hasta hace poco me enteré del odio declarado al bluejean sin bolsillos atrás. Y supe, además, que es una nueva forma de rechazo, marginación o descrédito.

Aunque a mí tampoco me parece el mejor exponente de la estética, nunca le había parado tantas bolas como ahora. Luego de conocer el desprecio hacia esta prenda, se multiplicaron por miles y los veo en todas partes. Sí, en todo Medellín, en el estrato 1 y en el 6. Y por el hecho de que no me gusten y no me parezcan estéticos, quizás tenga el derecho de expresarme negativamente de estos y hasta de quiénes los usan, ¿pero qué sentido tiene? ¿Qué placer podemos encontrar en burlarnos de alguien por usar cierta prenda? ¿Esas no son costumbres que se dejan atrás en la adolescencia?

Leer el resto de esta entrada »

Corazón Desfasado

Publicado: julio 29, 2013 en Sin categoría

Hace días quería compartir con ustedes la obra de Helena Martín, una artista cartagenera residente en Montréal. Desde que estuve en su casa me convertí en fiel seguidora de Corazón Desfasado, una santa que cuando menos uno piensa, ¡aparece!

No voy a escribir sobre su obra. Es mejor conocerla que leerla de un tercero. Así que dejo aquí una oración y el enlace a su sitio web. Priez maintenant !

Salvamento
Virgen de las imposturas lícitas; ¡reconóceme!
Santa híbrida, bastarda, desfasada; ¡sálvame!
Casi virgen hipermediática; ¡descréstame!
Casi santa desterrada; Ayúdame!
Tu que eres la copia y el original; legalízame!

Leer el resto de esta entrada »

Triscaidecafobia

Publicado: octubre 31, 2012 en Sociedad, Urbe
Etiquetas:, , , ,

Sufren algunos de fobia al número 13. Evitan vivir en calles así numeradas, le temen al paso en ascensor por ese piso, hay músicos que saltan del 12 al 14 en las listas de las canciones de sus álbumes, compañías que omiten este número en las versiones del software o los modelos de los carros. En fin, casos hay muchos y causas muchas más. Supersticiosas, religiosas o anecdóticas, cualquiera puede ser la excusa para entrar en pánico por un simple número, por un 13.

Parece que esa fobia es la misma que padecen las autoridades cuando se habla de la 13, la comuna, la de Medellín. Esa zona en el centro-occidente de la ciudad que por muchos años ha sido reflejo de la inequidad de este país. El lugar tomado, el lugar invadido, el lugar olvidado.

Leer el resto de esta entrada »

Un viernes, hace poco más de un mes, conocí la emisora Morada Estéreo, voz de Morada Enamorada, un manifiesto por el arte, la ciudad y el amar. Llegué allí con la idea de hacer un programa de radio sobre el centro y sus historias, pero la producción de este se me complicaba por el otro tanto de actividades que ya cargo en la agenda. Así que quedó en veremos ese espacio.

Ese mismo día me encontré casualmente con mi amiga Luisa Santa y le conté. Ella me dijo que andaba pensando también un programa para Morada Estéreo y que quería algo con mucho tango. Gastamos unas cuantas noches en construir la idea y el concepto y fue así como llegamos a Temblor de Gotán:

Leer el resto de esta entrada »

Confieso que aunque en más de una oportunidad he estado a punto de ser una víctima más de esta “sociedad que nos bombardea con esquemas específicos de belleza a través de los cuales la delgadez es un ideal”; valores y cualidades más importantes que la figura me han hecho disfrutar de mi delgadez sin miedo a subir de peso y sin restregársela en la cara a quienes no la poseen.

He leído la desafortunada entrada de Alejandra Azcárate sobre las ventajas de la gordura y me he dado cuenta de que, según ella, soy una gorda, aunque me vea flaca…

1. No pienso a la hora de comer: Soy flaca y desayuno con bandeja paisa cuando me da la gana por simple antojo. Me como todo lo que quiero cuando quiero. Como a deshoras porque nunca tengo horarios fijos. Soy flaca y no le tengo miedo a la comida. No sé de calorías, de grasas trans, de azúcares, de gramos… soy básica: sabe bueno, me lo como.

Leer el resto de esta entrada »

Hace unas semanas encontré en twitter la cuenta @retoliterario que, como ellos mismos lo expresan en su biografía, es una iniciativa que busca incentivar la lectura entre los colombianos. Su objetivo es que en el 2012 cada colombiano lea cuarenta libros.

Bonita y, sobre todo, difícil tarea en la que se han puesto.

No estoy segura de la cifra, pero creo que en Colombia el promedio de lectura es un libro y medio al año. Supongo que esa cifra está dada por todas las personas que leen mucho más que eso y que, en realidad, la gran mayoría de colombianos no se acercan un libro en todo el año ni siquiera para cambiarlo de un sitio a otro.

Leer el resto de esta entrada »